sábado, 16 de diciembre de 2017

Merluza al horno


Hoy he adaptado una receta publicada en el blog de mi amiga María Conte, "Borinquen, España e Italia en mi cocina".
He comprado filetes de merluza, en lugar de medallones y he utilizado vino blanco semidulce, por aprovechar una botella que tenía abierta.

Ingredientes

Dos filetes de merluza, aproximadamente medio kilo.
Una patata gorda.
Dos dientes de ajo.
Una cucharadita de perejil seco.
Medio vaso de vino blanco semidulce.
Aceite de oliva virgen.
Sal y pimienta.

Preparación

Freír las patatas cortadas en rodajas y colocar sobre el fondo de la fuente de horno que vayamos a utilizar.
Sobre las patatas colocamos la merluza salpimentada y vertemos el aceite con ajos y perejil que habremos frito previamente en una sartén.
Por último añadimos el medio vaso de vino blanco.
Introducimos en el horno que habremos precalentado a 200 grados. Con veinte minutos será suficiente, si los filetes no son muy gruesos.
Yo lo he servido acompañado de una ensalada de escarola.

viernes, 24 de noviembre de 2017

Calamares en su tinta

Esta receta es la que hacía mi madre y la que más me gusta de todas las que he probado. Aunque la base estaba copiada de la de mi abuela, mi madre suprimió el pimentón e introdujo el chocolate.

Ingredientes:
Un kilo de calamares limpios.
Dos bolsas de tinta.
Un kilo de cebollas.
Dos rebanadas de pan.
Seis granos de pimienta negra.
Dos o tres dientes de ajo.
Un trocito de chocolate negro.
Medio vaso de vino blanco semidulce.

Modo de hacerlo:

Cubrimos el fondo de una cacerola de aceite de oliva y freímos dos rebanadas de pan y los dientes de ajo. Reservamos.
En ese aceite, sofreímos la cebolla cortada muy fina. Cuando esté pochada, añadimos los calamares que rehogaremos con la cebolla. Agregamos el vino blanco y los granos de pimienta machacados. Dejamos que cuezan durante veinte minutos, a fuego lento, si son tiernos, será suficiente. Aunque sueltan bastante agua, hay veces que es necesario añadir un poco de agua templada.
Con un almirez majaremos el pan frito y los ajos y los incorporamos a la cazuela. Rallamos el chocolate negro sobre la salsa y añadimos las dos bolsas de tinta. Con todos los ingredientes dejaremos que cueza otros cinco minutos.

Los  sirvo siempre con arroz blanco.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Calamares en salsa americana

Esta receta me la ha dado mi primo, que es un gran cocinero. Hemos hecho un intercambio, mis calamares en su tinta, receta de mi abuela, por los suyos en salsa americana. Cuando los hagáis, me decís quien gana.

Ingredientes:

1,5 k de calamares.
Una cebolla
Tres dientes de ajo
350 grs. De salsa de tomate.
Sal y pimienta.
Una cayena.
50 ml de brandy.
100 ml de vino blanco.
300 ml de fume de pescado.

Modo de hacerlo.

Limpiamos bien los calamares, cortamos en anillas y reservamos.
En una cacerola amplia, pochamos la cebolla y el ajo picados muy finos. Cuando empieza a dorarse la verdura, añadimos los calamares salpimentados y sofreímos unos minutos. (Cuidado con la sal, es preferible rectificar al final).
Añadiremos la salsa de tomate y la cayena.
Incorporamos el brandy y el vino blanco, subiendo a fuego fuerte para que evapore el alcohol.
Es el momento de verter el fumé de pescado caliente, se puede utilizar cualquiera de los que ya están preparados en el mercado, el que más os guste. (Mi primo, que es quien me ha facilitado la receta, utiliza el de Gallina Blanca)
Deberán cocer treinta minutos aunque si vemos que se nos están quedando secos, le vamos incorporando fumé, siempre caliente. Comprobamos que estén tiernos, rectificamos de sal, si es necesario. El tiempo en este tipo de recetas siempre es aproximado. El resultado será una salsa espesa y totalmente ligada.

Se pueden servir con arroz basmati cocido.

Trenza de manzana

Esta mañana la escritora Mayte Esteban nos ha mostrado la fotografía de la trenza que acababa de hacer. Le he pedido la receta y este es el resultado. Espero que os guste.


Ingredientes:

1 masa de hojaldre.
2 manzanas Golden.
2 cucharadas de azúcar.
Azúcar para espolvorear.
1 yema de huevo.
Un puñadito de nueces.
Canela al gusto.



Modo de hacerlo:

Preparamos una compota de manzana con las dos manzanas peladas y picadas, las dos cucharadas de azúcar y medio vaso de agua. En el microondas queda bien, con diez minutos será suficiente. Trituramos y reservamos.
La masa de hojaldre la cortaremos según el esquema. Sobre ella echamos la compota de manzana, las nueces picadas y espolvoreamos con canela. Las pasas también van muy bien en este relleno.
Manzano en el jardín de la madre de Mayte
Cerramos la trenza, la pintamos con la yema de huevo y espolvoreamos con azúcar y canela. Si tenéis almendras fileteadas, mejora el resultado final.
Lo llevamos al horno precalentado a 180 grados, durante 30 minutos, aunque hay que estar un poco pendiente para que no se queme el hojaldre.

Espero que os guste.



lunes, 23 de octubre de 2017

Patatas con niscalos.

El otoño nos trae los níscalos al mercado.
Es una seta con un sabor potente que a mí me gusta hacer guisados con patatas.
Le encantaban a mi padre y le gustan mucho a mi marido, aunque sólo los suelo hacer una vez en la temporada. Son caros y bastante indigestos.

Ingredientes:
400 gramos de níscalos.
4 patatas.
Una cebolla mediana.
Un diente de ajo.
Aceite de oliva.
Sal y una pastilla de caldo de carne.

Hay que limpiar muy bien los níscalos, quitarles la tierra y el verdín en abundante agua. Yo los lavo al chorro, uno a uno.
Los troceo en pedazos pequeños.
Pelo y chasqueo las patatas.
En una cacerola pocho una cebolla pequeña rallada. Cuando esté dorada añado los níscalos, que rehogo bien y, cuando empiezan a soltar agua, agrego las patatas, un ajo machacado, una pastilla de caldo y la sal.
Dejo cocer a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas.

Como tantos otros guisos, están mucho más ricos si los hacemos la víspera.

Verdinas con compango.


La primera vez que comí verdinas, ya sabéis que no me gusta mucho la legumbre, fue hace unos años en el precioso pueblo asturiano de Andrín.
Cuando yo fui, sólo había una casa de comidas, porque no se puede hablar de restaurante, con una cortísima carta, tan corta, que había que comer legumbre.
Las verdinas con marisco me parecieron exquisitas, aunque la receta que yo traigo hoy aquí es con el compango de la fabada asturiana.
Son caras, pero merece la pena un gasto extra.


Ingredientes para cuatro personas:
400 gramos de verdinas.
Un compango de buena calidad (chorizo, morcilla y tocino ahumado).
Una cebolla, tres dientes de ajo, sal y pimienta en grano y una hoja de laurel.

Hay que acordarse de poner a remojar las verdinas el día de antes.

Yo las preparo en la olla rápida. La cebolla y los ajos los introduzco en redecilla para que luego me sea fácil separarlos y triturarlos con la batidora. Pongo las verdinas, el compango, la sal, los granos de pimienta, media docena, y cubro de agua.
Cuarenta minutos necesitan en mi olla, aunque esto dependerá de la que cada uno tenga.
Cuando ya están tiernas, trituro la cebolla y el ajo, que espesarán el caldo y corto en rodajas el compango, dejando que dé un último hervor.
Si se pueden hacer la víspera, ligan mucho mejor y están más ricas, también sirve para poderlas desgrasar un poco, cuando estén frías.

Nosotros las comemos como plato principal, con una buena ensalada y un postre.



lunes, 14 de agosto de 2017

Patés caseros




¿No sabéis que poner de aperitivo?
Aquí os dejos dos recetas facilísimas para hacer paté casero que he encontrado en los muros de mis amigas de Facebook.
Os animo a que dejéis vuestros comentarios y voy editando para ampliar.





Paté de anchoa:
  • Un huevo cocido.
  • Dos pepinillos.
  • Cuatro anchoas.
  • ¼ de tarrina de queso blanco de untar.
  • 25 g de mantequilla.

Batir todo y listo para untar en vuestros panes preferidos.
El de frutos rojos, le va muy bien.



Paté de atún:

  • Un huevo cocido.
  • Dos palitos de cangrejo.
  • Dos cucharadas de mahonesa.
  • Una lata de atún (al natural saldrá más suave, y en escabeche con más sabor).


Batir todo y listo para untar. 
En tartaletas pequeñas, adornadas con una aceituna, puede quedar muy rico.